jueves, 1 de septiembre de 2011

Hombre blanco, hablar con lengua de serpiente

Las medidas de estos últimos tiempos  y sobre todo la reforma constitucional sobre el gasto público, me ha hecho recordar la canción de "Cuervo Ingenuo" de Javier Krahe, que escribió en referencia al cambio de posición del gobierno socialista sobre la OTAN. 
Os voy a dejar un enlace de youtube de esta canción que vale la pena escucharla y una pequeña reflexión: 
- Si se hace una reforma constitucional para limitar el gasto público, ¿porque no se asegura un porcentaje de gasto sobre el PIB, para gasto social?,  y porqué las grandes fortunas sólo pagan el 1% de sus rentas mediante diversas fórmulas cómo las SICAV y cómo siempre los grandes ingresos del Estado caen sobre los asalariados.

Os dejo con Javier Krahe y Joaquin Sabina:


video






sábado, 13 de agosto de 2011

La culpa es de los mercados

No sé que os parece, pero estoy harto de escuchar "la culpa es de los mercados", "estamos cumpliendo con los deberes", "hemos hecho todo lo que hay que hacer". Hay que decir las cosas por su nombre la culpa es del sistema capitalista, un sistema al que teóricamente los precios de los bienes y servicios se realizan el el mercado, permitiendo la distribución de rentas. El sistema capitalista durante el siglo XX, en la Europa que conocemos fue dulcificado por el Estado del Bienestar, y en estos momentos de crisis asistimos como meros espectadores al desmantelamiento de este Estado de Bienestar, a favor de una dictadura del sistema capitalista en su modelo más neoliberal.

Esto se traduce en un chantaje de los poderes económicos y financieros mundiales, concentrados en unas pocas manos y se traduce en una redistribución de las rentas a favor de estas y en detrimento de los ciudadanos.

Los individuos debemos de presionar a los gobiernos a nivel internacional, para evitar el desmantelamiento del Estado Social, este Estado que nos protege de los tiburones capitalistas y conseguir que los Estados realicen reformas pero no en el sentido que se están haciendo sino controlando a los poderes financieros, para cuándo la tasa Tobbin sobre los movimientos financieros, para cuándo la eliminación de los paraísos fiscales, para cuando una política fiscal común europea que estimule las transacciones económicas reales y no las especulativas, etc. Si el mercado es global, el gobierno y las medidas también han de ser globales.

La culpa no es de los MERCADOS es del SISTEMA CAPITALISTA.

lunes, 29 de noviembre de 2010

La codicia es buena. Ahora parece ser legal

El título del artículo es una frase que aparece al principio de la película Wall Street-El dinero nunca duerme que viene muy adecuada a la reflexión que me gustaría hacer.

Cuando nuestro país o cualquiera del entorno reciben ataques especulativos, se achacan al mercado globalizado, pero la globalización total o mercado total, sólo es para las transacciones financieras, bastante menos para las mercancías y con muchas trabas para el movimiento de trabajadores, es decir el mercado libre global sólo existe para los movimientos especulativos. Es decir que la economia real tiene problemas para su funcionamiento en el mercado global, mediante leyes para evitar la inmigración o las trabas para las importaciones de productos o subvenciones para exportaciones, etc

En cambio la economia financiera goza de total libertad, solo hay que esperar a cualquier rumor o crearlo sobre problemas de cualquier país para hacer frente a sus obligaciones, para que los fondos internacionales tomen prestado (!!ojo, prestado!!) deuda de dicho país y con el rumor se producen ventas de deuda, produciendo bajadas importantes de su valor y comprando posteriormente la deuda a precio de saldo, liquidando lo prestado y embolsando las ganancias.

Por tanto para ganar dinero sólo hay que tener información y sino la tengo la creo para poder ganar dinero, solo especulando (sin crear riqueza). Al principio de los años 90, George Soros se embolsó 1.000 millones de dólares, especulando contra la libra esterlina, la peseta y otras monedas del SME.

Es curioso que el origen de nuestra crisis es financiera, con componentes inmobiliarios en Irlanda, Reino Unido y España, y que las reformas en todos estos países sólo pasan por reformas laborales, fiscales, de pensiones,cargándose el Estado del Bienestar, pero en cambio nada se dice de las reformas de los flujos financieros internacionales. El mercado especulativo campa a sus anchas, especulando y poniendo en aprieto a los países sin ningún tipo de trabas.

Los estados tienen poco que decir porque los fondos de dinero son los que imponen las leyes a los países que han abdicado de imponer legislaciones a estos flujos financieros, a este paso los ciudadanos tendremos que votar entre los fondos financieros para que nos gobiernen, no hará falta la política, ni los politicos.

Los estados deberían imponer normativas internacionales, en el caso de Europa, regulando en nuestro entorno con políticas fiscales comunes, del estado del bienestar, impuestos a los fondos especulativos financieros, etc, en resumen más Europa. En cambio se realiza lo contrario, Europa se hace euroescéptica y los países regulan para ellos mismos, favoreciendo a los especuladores, se ayuda a Grecia, Irlanda, y si es preciso a Portugal o España, sólo porque está en peligro la moneda única. Pero los beneficios especulativos financieros no pararan y los siguientes objetivos serán Italia o Bélgica (al menos eso dicen el precio al que han llegados los CDS y el precio de la deuda respecto a los bonos alemanes en estos últimos días), en definitiva al país que sea necesario.

Os dejo un video de ATTAC TV sobre el tema, espero que os guste.



Entre amigos (Unter Freunden) from ATTAC.TV on Vimeo.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Las huelgas inútiles son las que no se hacen

Es curioso como en los últimos años y más en estos últimos meses como consecuencia de la convocatoria de la huelga general para el 29 de septiembre, como los sectores más retrógrados de nuestra sociedad se dedican a descalificar la jornada de huelga, personajes com Jimenez Losantos, lanzan frases como: "Que la Policía registre y clausure sus sedes"(la de los sindicatos) y otras del mismo estilo en casi todos los medios.

No hace tantos años que las relaciones de los trabajadores con el empresario, eran esclavistas, sin derechos de ninguna clase y se perseguían las reivindicaciones legítimas de los trabajadores, como los “mártires de Chicago”, que fueron ejecutados en 1886 por reivindicar jornadas de 8 horas, o muertes más próximas y recientes como las de 1975, en Vitoria cuando 5 trabajadores murieron bajo los tiros de la policía, después de celebrar una Asamblea en una Iglesia.(LLuis LLach compuso “Campanades a mort”, como recuerdo a este acontecimiento y que he dejado un enlace de youtube para escucharlo), y otros muchos ejemplos.

Gracias a estas jornadas de lucha, los trabajadores podemos disfrutar de cosas tan elementales y evidentes, como es el derecho al descanso semanal, a las vacaciones pagadas, a la seguridad social, a jornadas de 8 horas , a la seguridad en el trabajo, y a un largo etcétera.

Se podrá estar de acuerdo o no, con el papel actual de los sindicatos, con el momento de la convocatoria de huelga, con si esta es más una pose que una reivindicación, también se podría discutir su eficacia en una economía globalizada, dónde los trabajadores como parte de esta economía deberían de realizar huelgas globalizadas. Si bajan la calificación de la deuda del Estado seguramente le echaran la culpa a la jornada de huelga, cuando esta decisión seguramente ya está tomada por los especuladores.

Motivos para hacer la huelga los hay, por la pérdida de derechos actuales y también por los anunciados en el sistema de pensiones. Ahora bien si hay un axioma evidente, es que las "huelgas inútiles son las que no se hacen"



domingo, 4 de julio de 2010

¿Se acerca una nueva depresión?



Nuevamente vuelvo a citar al Premio Nobel de Economía 2008 Paul Krugman, en esta ocasión en un artículo publicado en el día de hoy en El PAIS titulado "La tercera depresión", en la que vuelve a insistir sobre "las consecuencias nefastas del recorte drástico del gasto público en medio de una depresión", reiterando que "es altamente destructivo", y como lo preocupante no es la inflación, sino la deflación, y terminando en que "los grandes paganos de la ortodoxia económica que nos ha llevado a esta depresión", son como siempre "los millones de trabajadores desempleados de todo el mundo, algunos de los cuales no volverán a trabajar nunca más". Os recomiendo su lectura que no es muy larga, y nada pesada.

sábado, 3 de julio de 2010

jueves, 10 de junio de 2010

Déficit publico y su reducción



En estos últimos tiempos estamos contemplando una serie de medidas económicas y fiscales, en los países europeos, que pasan todos por la reducción del déficit público. Con el objetivo de estar como máximo en el 3% del PIB en el año 2013, se implantan una distintas recetas para un mismo objetivo, todas ellas tienen un denominador común, la subida de impuestos y la reducción del gasto fundamentalmente el gasto social.

Pero Europa parece haber olvidado que el crecimiento de las economías occidentales han estado basadas en el déficit público. USA es hoy la primera potencia económica mundial por la financiación de su crecimiento, a base del déficit y ha sido así prácticamente desde su fundación como estado y que tenemos que decir de Europa que cuando acabó la II Guerra Mundial, tuvo que recurrir al Plan Marshall para su reconstrucción, combinando este plan con políticas típicamente keynesianas.

El problema no es el déficit público en unos momentos determinados, sino la capacidad de pago de dicho déficit, está claro que el déficit no puede crecer ejercicio tras ejercicio. El problema es no tener ingresos suficientes para pagarlo, el déficit público como los préstamos de los particulares y las empresas es gastar hoy los ingresos futuros.

Si una Entidad Financiera es capaz de dejar dinero a los distintos sectores económicos a unos plazos determinados, porque los Estados no pueden hacer lo mismo, porque hay que pagar a corto plazo algo que se puede pagar a medio o largo plazo. Las economías occidentales y España en particular pueden pagar este endeudamiento, pero no es necesario que sea con el objetivo temporal del 2013.

Las consecuencias de todo esto son claras, es menor crecimiento o incluso estancamiento de la economía y sobre todo la pérdida de conquistas sociales, por la menor inversión en gasto social.

Incluso el premio nobel estadounidense Paul Krugman nos advertía de el "masoquismo" de Europa ante su manía de aprobar planes de austeridad fiscal y se preguntó si alguien está pensando seriamente en cómo afectará estas políticas al resto del mundo, y aconseja a Estados Unidos a pensar en cómo aislarse del masoquismo europeo, porque imponen una contracción al resto del mundo. Consecuencias de la globalización.